Uncategorized

Comunicación, Creatividad, Uncategorized

Comunicación: crear y reinventar


No hay comentarios

Grupo

Trabajar sobre las habilidades de liderazgo, desarrollar la capacidad de influir sobre otros, fortalecer al equipo o la comunidad, son algunos de los temas más reiterativos en todo tipo de colectivo, empresa u organización; es también de las cosas que más solicitan las personas al momento de buscar asesorías, procesos de formación, intervenciones o coaching.

En ello hay un conjunto de elementos invisibles, que generalmente tienen fuerza pero que no son mencionados ni abordados porque se perciben como extremadamente amenazantes: son tensiones subjetivas, creencias profundas y reales temores de los involucrados. Trátese de líderes de base, integrantes de grupos comunitarios, gerentes de empresa, directores, ejecutivos, colaboradores o trabajadores, muchos tienen en lo profundo aspectos que contradicen o generan tensión frente a lo que declaran como sus verdaderas intenciones o propuestas.

Esto es muy difícil de trabajar, pues se trata de contenidos que se intentan esconder, consciente o inconscientemente. Es lo que se encuentra en el Área Oculta en primer término, y en el Área Ciega en segundo lugar; todo eso que conocemos de nosotros pero no deseamos que los demás lo perciban, y aquello que quizás los demás perciben pero nosotros no podemos identificar.

Imaginen por un momento lo complejo que es abordar esos contenidos, proponer a un individuo o a un equipo que se atreva a avanzar sobre esos elementos porque es realmente lo único que les permitirá dar un salto en sus procesos de comunicación, y los llevará a ser realmente una organización de alto rendimiento y efectividad, o una colectividad en verdadero trabajo colaborativo. Esta perspectiva y labor suelen percibirse como peligrosas.

Si se trata del Área Oculta, es explícito y claro que ningún individuo quiere revelar lo que allí se encuentra, e invierte gran parte de su energía en que no sean percibidos aquellos elementos que reconoce como faltas, fallas, negatividad, oscuridad. Generalmente allí se encuentran cosas como la mediocridad, la capacidad para mentir, la flojera, el poco compromiso, entre otros aspectos.

Por otra parte, si intentamos abordar el Área Ciega, las resistencias se multiplican, porque hablamos de aspectos que sencillamente no podemos percibir de nosotros mismos. Allí el sujeto puede recibir feedback de sus compañeros, pares o supervisores, y en general no va a aceptar esa percepción como cierta, por el contrario buscará una y otra vez, y las encontrará, explicaciones válidas en las que todo es producido por factores externos y nunca por una característica o comportamiento propio.

¿Cómo entonces podemos trabajar con estos contenidos? ¿Cómo transitar hacia estas áreas? La respuesta por lo pronto me parece que es: sigilosamente y de manera indirecta. Lo primero a considerar es que no se trata de exponer abiertamente estos temas ante todo el equipo, no hablamos de poner en evidencia; paradójicamente, debemos cuidarnos mucho de proponer esto como una vía para resolver algo, como si se trata de identificar un problema y solucionarlo. Toda esta lógica hay que dejarla a un lado.

Se trata más bien de flexibilizar y abrir posibilidades de acción diferentes, además de espacios de reflexión innovadores. Nosotros Creandoproponemos dos vías concretas: contarnos historias y jugar escénicamente con distintos roles. Sí, así es, nuestra apuesta es a jugar para aprender nuevas pautas de comportamiento, y pensar en la acción que tipo de guión estamos poniendo en nuestro devenir personal y profesional.

Los conocedores ya habrán reconocido aquí un enfoque que se conecta con el AT (Análisis Transaccional) y con el Psicodrama, y es que efectivamente allí se basa, para la aplicación de técnicas concretas que permiten distinguir los distintos tipos de roles en juego, las escenas que repiten una misma historia que a veces está estancada en algo contraproducente o negativo, y el reconocimiento de la dinámica interna que da como resultado tal o cual conducta.

Pero pensemos esto solamente, porque eso es lo que es, como una dinámica de contarnos historias, compartir nuestras imágenes de lo que hacemos y practicar escenas para mirar, en un tiempo específicamente dedicado para ello, la forma en que está funcionando un equipo y el modo en que se relacionan las personas y sus roles en el devenir de la comunidad u organización. Este es un tiempo para abonar a la creatividad, a la flexibilidad y al aprendizaje compartido.

Proponemos el cuento, la historia, la creación de personajes, el juego escénico, la creatividad activa, como vías para avanzar y realmente generar un movimiento genuino y constructivo en quienes conforman una comunidad, grupo, empresa o institución. De eso se trata nuestro trabajo actual y es la apuesta definitiva que venimos haciendo.

La invitación constante es a abrir espacios para desarrollar todos los aspectos relativos a la comunicación humana: cantar, tocar un instrumento, bailar, interpretar o actuar, escribir y crear, pintar; no se trata solamente de habilidades técnicas, sino de aquello que es esencialmente humano y que necesitamos re-vigorizar con urgencia. Es nuestro derecho a crear y, al hacerlo, transformar el mundo en que vivimos, en la escala en que nos sea posible, pero siempre en un proceso de continua reinvención.

Aprendizaje, Comunicación, Creatividad, Uncategorized

Comunicación: una dinámica de percepción


No hay comentarios

IMG00118-20120204-1405Hay tantos elementos subjetivos que abordar  en el Arte de la Comunicación Presencial y la Oratoria, que no puedo hacer otra cosa que aproximarme a ellos instintivamente. Ha resultado sumamente interesante  y enriquecedor  el concebir  gran parte de mi trabajo como un proceso de percepción, uno que requiere altos niveles de apertura  y una suspensión de los prejuicios.

Progresivamente, a lo largo de estos 10 años de ejercicio profesional, he venido comprendiendo que no hay algo que pueda considerarse como bueno o malo a priori cuando se trata de los modos de expresión de una persona o sus formas de comunicación. Hay otra aproximación que resulta muy útil: todo depende de lo que quiera lograrse en la audiencia. Partiendo de esta idea, cualquier elemento puede ser apropiado o inapropiado.

Se acostumbra a trabajar sobre el orador y sus habilidades técnicas considerando audiencia, contexto y circunstancia, y esto lo considero adecuado y necesario. Pero muy a menudo se olvida que ello apunta más a la flexibilidad y capacidad de adaptación del Comunicador u Orador que de un análisis exhaustivo sobre el público y lo que rodea a la presentación. Abordar los aspectos de Audiencia, Contexto y Circunstancia es más, y he aquí el énfasis, un acto de percepción y escucha para la acción que un proceso de recolección y análisis de datos.

Por eso para mí es fundamental trabajar perceptiva e intuitivamente, y enfocarme en el desarrollo de la espontaneidad y creatividad del Orador. Ello requiere de máximo compromiso, conciencia de la intención y del propósito comunicativo, además de conexión con el propio instrumental expresivo.

He allí un camino profundo y fértil de trabajo e investigación en el campo de la Comunicación Humana. Este es nuestro camino.

Comunicación, Creatividad, Uncategorized

Comunicación Oral, Creatividad y Desarrollo Humano (II)


No hay comentarios
LA HISTORIA PERSONAL Y EL JUEGO DE ROLES

Hay un enfoque considerado revolucionario en el campo de la psicoterapia, y es el del psicodrama. Esta visión del ser humano, esta práctica de psicoterapia de grupo, este modo de ver los vínculos y las interacciones humanas, ha transformado el modo en que se conciben los procesos de Comunicación. 
El psicodrama plantea que el yo se constituye a través del juego de roles. Todo lo que hacemos puede ser considerado como el ejercicio de un rol, los distintos modos que tenemos de relacionarnos con los otros: siendo hijos, hermanos, amigos, padres, alumnos, maestros, profesionales, técnicos, alcaldes, gerentes, etc. Como puede inferirse, el rol es un conjunto complejo de modos de actuar y generar vínculos con los otros y el entorno. 
Este paradigma nos lleva a ver el mundo como un gran escenario, nuestra vida como una película, pues todo lo que experimentamos se desarrolla como distintas escenas, en contextos diversos y con personajes que nos complementan: desde los adversos hasta los que apoyan nuestras acciones. 
Por ello el psicodrama es tan adecuado y versatil para desarrollar entrenamientos de alto impacto y valor para presentadores, oradores y actores, yendo mucho más allá de lo técnico básico, para generar fuertes experiencias en niveles más profundos, que permiten un real desarrollo de habilidades creativas y de comunicación. 
Existen enfoques relativos al mundo de la Comunicación que nos permite integrar a nuestra práctica los ejercicios y la dinámica propia del psicodrama. Uno de los más resaltantes es el Narrative Paradigm (Walter Fisher), cuyo planteamiento fundamental es que toda nuestra comunicación es símbolo de una historia que vamos contándonos, y que todas nuestras experiencias las tenemos y las comprendemos como situaciones con sus propios inicios, conflictos, personajes, puntos de giro y finales.
 Podemos usar estos enfoques para abordar el desarrollo de habilidades expresivas y de comunicación, y esta es una de las bases de mis planteamientos y mi trabajo actual: trabajar sobre cada pieza de comunicación, cada acto expresivo, cada momento de relación con otros, como parte de una historia que se está contando o representando (experimentando), considerando a los involucrados como actores de esta narración, por lo cual es fundamental reconocer y clarificar el rol que se tiene en cada caso. 
Desde el punto de vista del presentador, orador o comunicador, el énfasis está en esta conciencia, y cómo ello incide significativamente en la efectividad de la interacción, o en el impacto del mensaje que se está elaborando. Es posible así identificar aquellos elementos relativos al rol y que pueden estar en conflicto con características personales de quien lo ejerce, lo cual genera un efecto negativo en el acto expresivo. 
Esto abre todo un nuevo camino de trabajo y aumenta posibilidades de avance y aprendizaje. Mis comunicaciones son un reflejo de lo que soy, y del modo en que me relaciono conmigo y mis particulares contenidos; al pensar en el rol que tengo en un acto de comunicación particular, considero las motivaciones existentes, las creencias en movimiento, las exigencias sociales, aquello que se ha vuelto rígido y las posibilidades de realizar modificaciones sobre todo ello para encontrar formas expresivas más libres, espontáneas, pertinentes o impactantes. 
Sin perder de vista lo concreto de la interacción: objetivos específicos, contenido que será abordado, organización de la información, resultados esperados, confianza o seguridad personal, así como todos los aspectos técnicos relativos al ritmo, postura, gesto y voz; se recorre un territorio mucho más fértil para cambios y evolución en los modos de comunicación y los procesos de relación. Este territorio, además de lo ya mencionado, incluye la posibilidad de reconocer la historia que se quiere contar, y los roles que le hemos asignado a las demás personas involucradas.
A partir de este enfoque y con las técnicas del psicodrama podemos experimentar todas las dimensiones de la situación: los pensamientos que nos produce, las emociones que emergen en torno a ella, las sensaciones, todo lo que nos impulsa y a la vez nos bloquea. Ello se realiza en escena, se practica como una ficción creada, una realidad subjetiva en el ahora, con infinitas posibilidades. A través de técnicas como el reveso de roles, el espejo, el doblaje, la multiplicación dramática, entre otras, podemos ampliar nuestra visión y aumentar significativamente nuestro repertorio expresivo y nuestras posibilidades de comunicación. 
Este es, desde mi punto de vista, el verdadero trabajo sobre la Comunicación Presencial y sobre la Expresión Creativa. Presentador, orador, comunicador o actor, ¿cuál es, en esencia, la búsqueda? tener la conciencia de nuestras posibilidades de expresión, lograr conexión con el contenido que elaboramos y con el cual queremos a su vez conectar a otros; así trasladarnos a un ámbito común, el del encuentro transformador, a veces sutil, otras demoledor, siempre poderoso en lo profundo. 
Aprendizaje, Comunicación, Uncategorized

La Expresión Corporal y Gestual


2 comentarios
Hay una distinción que hacer al respecto de la expresión personal a través del cuerpo: por un lado está todo lo relativo a la postura y el movimiento; por el otro lo referente al gesto, relacionado con la mímica del rostro y el uso de los brazos y manos para la comunicación presencial.
Para una expresión más libre, espontánea, creativa y efectiva, la relajación corporal es una condición indispensable. El trabajo de todo individuo que aspira a comunicarse más fluidamente y con mayor impacto, es reconocer las tensiones que existen en su organismo y minimizarlas. El objetivo es alcanzar una postura equilibrada y relajada, de apertura hacia el espacio y los interlocutores o audiencia, como punto de partida.
La postura que recomiendo generalmente es mantenerse de pie, con los pies bien colocados en el piso, los brazos a los lados, el pecho abierto, los hombros bajos, mirada al frente. Es la forma más sencilla y adecuada para iniciar un discurso, permite al orador percibir mejor todos los estímulos presentes y comunica a la audiencia neutralidad, seguridad y apertura. 

El movimiento que se genera entonces es el del desplazamiento en el espacio, los cambios de dirección del cuerpo en función de cómo están colocados quienes escuchan y la relación con los recursos de apoyo. Lo que se dice, considerado como una narración (con diversas etapas y ritmos), también incidirá en el movimiento. 
Postura, desplazamiento y movimiento emergen de la conciencia del comunicador-orador del punto que ocupa en ese espacio de contacto con otros, tanto como de la ubicación subjetiva con respecto al tema a ser abordado o presentado. Existen dos espacios que el presentador debe ocupar: su espacio interno y el externo que comparte con quienes le escuchan; hay una relación estrecha y dinámica entre ambos, ambos se afectan y se transforman continuamente.

Si existe conciencia y se perciben las sensaciones de esa relación adentro-afuera (del cuerpo, de la mente, del espacio de las emociones, del escenario, del salón de clases o conferencias), entonces se producirán tanto desplazamientos reales como gestos fluidos y en conexión con aquello que se expresa.

Ese otro conjunto de elementos de la comunicación no verbal: los gestos, aparecerán en el individuo que habla como un verdadero recurso de soporte de sus palabras. Como totalidad, la conjunción de gestos, expresión corporal y palabra producirán las imágenes necesarias para hacer llegar el mensaje a la audiencia. 
El gesto está ubicado específicamente en los brazos, manos y rostro del hablante, a ellos se dirige la atención de quien escucha, con énfasis especial en la mirada (en términos generales). Por ello en la preparación del orador o comunicador presencial se hace indispensable experimentar con las posibilidades gestuales, familiarizarse con el movimiento de esas partes del cuerpo.
Lo que se requiere especialmente es conciencia del movimiento, del gesto y del impacto que tiene tanto sobre quien habla como sobre quienes escuchan. Esta es la vía adecuada para generar un desarrollo gestual. No se trata, y sugiero evitar eso, de aprender fórmulas predeterminadas, de tachar tal gesto como inadecuado u otro como el de mejor impacto; todos estos aspectos son relativos a la personalidad del orador, la cultura de todos los involucrados en el acto de comunicación, en contexto y demás elementos de la circunstancia.

Por ello sólo entendiendo que el cuerpo (su expresión general y la gestual) es tanto el aparato perceptor primario como la vía de expresión esencial. Los ejercicios para el desarrollo de la expresión corporal y gestual que realizo están enfocados en la percepción de la presencia física del individuo y lo que el movimiento produce en él y sus interlocutores. 
Comunicación, Uncategorized

Julian Treasure: 5 ways to listen better | Video on TED.com


No hay comentarios
Recomendación especial:
Usa los enlaces indicados o haz click sobre la imagen para ver esta presentación que nos ofrece una visión profunda sobre el proceso de escuchar, su importancia para experimentar el mundo y para generar vínculos entre los seres humanos. Escuchar mejor puede llevarnos a vivir mejor, al encuentro con los otros y a la generación más consciente de espacios de contacto y vínculo.
Comunicación, Uncategorized

>Respeto por la Comunicación Presencial


No hay comentarios

>

Siempre me ha despertado mucha curiosidad aquello de que el 93% de nuestra comunicación es no verbal. Cuando se busca en distintas fuentes, el porcentaje cambia dependiendo de lo que se considere no verbal. Sospecho que al pasar del tiempo esa medida ha venido en aumento, pues los elementos que se consideran dentro de la interacción humana se hacen cada vez más complejos y de mayor profundidad a los ojos del investigador.

En el proceso de encuentro e intercambio de información entre dos o más individuos, entran en juego tantos factores que abordarlos y comprenderlos a cabalidad se hace tarea imposible: empezamos por considerar el lenguaje corporal y la postura, agregamos el timbre de voz, el ritmo en que se habla, la dirección y matiz de la mirada, la respiración; siguiendo en este proceso pronto entramos en contacto con aspectos más sutiles como las sensaciones de los interlocutores, las que tienen ellos sobre sí mismos y las que se producen el uno al otro. Todavía podemos ir más allá: las intenciones explícitas e implícitas, los temores, los pensamientos, el movimiento emocional, todo ello impacta significativamente en el desarrollo y resultado del acto de comunicación entre personas.
Así que cada vez me parece más claro que si cualquiera desea mejorar su capacidad de comunicación, entendiendo eso como aumentar la asertividad, comprender mejor a los demás, ser más claro y directo, lograr mayor influencia en otros, y cualquier otra opción que pueda plantearse, lo más importante es el proceso de conocimiento de sí mismo, vale decir, que el individuo se perciba y se comprenda en la medida posible.
Me gusta decir que no hay trucos ni tips para expresarse o comunicarse mejor. Por lo general me parece que quien adquiere esas “claves” y las usa como “trucos o atajos” para mejorar su comunicación, sólo logra un efecto provisional, pasajero y artificial. Lo más seguro es que sus audiencias se den cuenta, tarde o temprano, de lo postizo de su estilo, y sientan la distancia que se genera cada vez que esa persona particular manifiesta una idea o intenta hacer contacto.
Por ello concibo que lo más importante del proceso de comunicación es hacer contacto: con la realidad (contexto y circunstancia) y con el otro (audiencia o interlocutores). El proceso que lleva a ello es de doble atención: hacia dentro y hacia fuera. Si reconocemos que mucho de lo que pasa en la comunicación no depende de nosotros ni está bajo nuestro control (ese 93% de los elementos no verbales), entonces nos aproximaremos a ese fenómeno con más cuidado, más respeto y más profundidad.
Quienes estamos en el campo de la comunicación y la expresión no podemos prometer recetas mágicas, todos somos conscientes de que en corto tiempo sólo pueden darse nociones básicas, pero que el cambio real en la capacidad de relación con otros, de realización de una presentación oral o exposición de impacto, de establecer vínculos con quienes nos comunicamos, sólo puede desarrollarse a través de la práctica constante, sostenida, y con la tutela de una guía adecuada.
La comunicación cara a cara es un riesgo, que consiste no solamente en la relación que se establece con un otro, lo cual acarrea gran responsabilidad, sino en la relación que se establece con el sí mismo, con la estructura de personalidad, con las tensiones personales, con las creencias, los temores, las supuestas certezas, las presiones emocionales, la vanidad personal, entre muchos otros factores.
En mi consulta privada se me hace cada día más evidente esta dinámica compleja, que nos lleva, a mí y mis clientes, del trabajo sobre el miedo escénico o el deseo de mayor proyección personal, hasta el abordaje de tensiones físicas y emocionales que llevan años elaborándose, y que son precisamente las que evitan que se dé el cambio que buscan en sus interacciones con otros.
Mi llamado es a que se comprenda que el trabajo sobre expresión, oratoria, comunicación presencial, no es y no puede ser una labor de trucos o claves rápidas, sino un territorio de abordaje sobre aspectos complejos, de un hacer exigente y minucioso y para el cual hay que tener un profundo respeto por el otro.
Cada detalle que se aborda forma parte de una totalidad que se moviliza a la menor intervención. Si trabajo sobre la respiración no es únicamente para fortalecer la voz y que se active el diafragma o el abdomen; al impulsar una respiración más profunda se está abriendo una puerta hacia nuevas imágenes y emociones, e induciendo un cambio en toda la dinámica expresiva del sujeto. Es así con cada elemento de esta actividad.
El entrenamiento en expresión y comunicación presencial considera estos elementos y su óptimo desarrollo requiere tiempo y dedicación.
Creatividad, Estrategia, Uncategorized

De Dónde Vienen las Buenas Ideas


No hay comentarios

Se trata de un anuncio del libro de Steven Johnson, pero su contenido es realmente interesante, y resalta la relevancia que tiene la conectividad (las oportunidades crecientes de interacción y comunicación) en los procesos creativos y de innovación.

http://www.youtube.com/v/NugRZGDbPFU?fs=1&hl=es_ES