Cambio

Aprendizaje, Coaching, Creatividad

La resiliencia de ser dinámicos y creativos


No hay comentarios

Avanzar, insistir, perseverar, superar obstáculos manteniendo foco, impulsando, usando los recursos personales para ir más allá de las dificultades que puedan presentarse. Podríamos pensar en estos atributos como los esenciales para que el ser humano logre sus objetivos y se realice, alcance sus metas y experimente la felicidad. Esta perspectiva es visualizar los procesos como una línea recta de causa y efecto, una aproximación constante a nuestro propósito.

Sin embargo, como sabemos, la vida es más un garabato. La línea de los acontecimientos se vuelve curva, se quiebra, cambia de dirección y realiza giros inesperados, lo que nos obliga a estar atentos y adaptarnos continuamente a circunstancias cambiantes. ¿Qué nos hace entonces persistir para realizar nuestros proyectos? ¿De qué manera nos hacemos más fuertes frente a los retos que se nos presentan?

Una vía relevante es la flexibilidad, lo cual se convierte en fortaleza en la medida que podemos adaptarnos a una realidad sumamente dinámica, cuyos cambios se producen de manera cada vez más acelerada. Ser resiliente es tener la capacidad de mantenernos en procesos de transformación constante, en relación con los demás y los ecosistemas de los que somos parte.

Fortalecer nuestra resiliencia requiere ser más creativos y aceptar que no podemos generar una estabilidad que sea sinónimo de inamovilidad o estancamiento de ciertas variables. Todo seguirá evolucionando continuamente y por ello necesitamos de pensamiento y prácticas innovadoras, para seguir conduciendo nuestras propias vidas con entusiasmo y claridad, siendo los generadores de los resultados que esperamos.

¿Cómo desarrollamos o fortalecemos este tipo de resiliencia? ¿Cómo nos hacemos más dinámicos y creativos? Aquí les comparto algunas respuestas a estas preguntas:

  • Lo primero es reconocer que nuestra naturaleza es ser dinámicos y creativos, que tenemos todo lo necesario para ser flexibles y adaptarnos a los cambios, o incluso para generarlos a través de nuestras decisiones o movimientos.
  • Entender que la creatividad es la generación de nuevas respuestas a circunstancias dadas, siempre generando las acciones desde adentro. Esto quiere decir que el ser genuino es una base esencial de la creatividad.
  • El movimiento es el centro de la vida. Todo lo que vive respira y evoluciona, de modo que constantemente estamos en vibración, circulación, oscilación. Una forma de conectarnos con ello es respirar de manera consciente y observar lo que nos rodea.
  • Hay muchos tipos de creatividad, de modo que una idea novedosa puede venir del pensamiento, de la intuición o incluso de una manifestación emocional. La inspiración se puede conceder también como experiencia espiritual. Todas estas formas creativas están en nosotros, siempre disponibles.
  • Por lo anterior, hay formas de activar nuestra creatividad: el pensamiento creativo producto del análisis y la revisión de experiencias del pasado; la inteligencia emocional que nos permite crear en relación con otros; el impulso de la intuición que proviene del silencio y la contemplación; la inspiración que puede aparecer en un momento de elevación personal durante la meditación o la oración.
  • La acción específica es un paso indispensable para traer la idea, intuición, emoción o inspiración creativa a la realidad. Desde escribir un poema, crear una canción, resolver un problema social, reparar una máquina o inventar un código de programación, todas son acciones con distintos niveles y formas de creatividad.
  • En nuestra vida cotidiana, somos creativos constantemente, lo cual es importante reconocer: imaginar una nueva ruta para movernos por la ciudad y evitar el tráfico, encontrar mejores precios para nuestros insumos, solventar desafíos en el trabajo, mantener la comunicación con nuestra familia, crear nuevas relaciones, organizar el día de productividad, encontrar la película que queremos ver, todos son pequeños actos de innovación personal, que van fortaleciendo nuestras capacidades si lo hacemos intencionalmente.

Finalmente, me gustaría compartir esta idea: como somos seres integrales y todos los niveles de nuestra existencia están conectados, un movimiento en un área genera avances en todas. Esto implica que sólo el pensar en la resiliencia como ser dinámicos y creativos ya produce un nivel de transformación en nosotros, que implica no solamente al pensamiento sino también a los otros ámbitos de nuestra existencia.

Si quieres explorar tu capacidad creativa y para la innovación, si quieres fortalecer tu resiliencia, puedes contactarme.

Aprendizaje, Comunicación

Resiliencia: superar la adversidad


No hay comentarios

Hago una suerte de paréntesis para abordar un tema que ha estado muy presente durante los meses recientes, reflexiones que han sido generadas por una experiencia significativa, que me ha marcado de manera profunda, ampliando mi perspectiva sobre los procesos de comunicación humana. 

De las rupturas y las fronteras

Hay quienes han tenido que experimentar crisis profunda en sus vidas, quienes llevan sobre sí las cicatrices de irrecuperables rupturas, quienes viven las fronteras como el límite entre la vida y la muerte.

Algunas de esas personas tuve oportunidad de entrevistar a lo largo de este año: a la pareja que salió de la finca porque un grupo armado les amenazó de muerte; a la muchacha adolescente cuyo nombre colocaron en una lista negra porque había mostrado exceso de liderazgo en su pueblo; a la mujer que fue extorsionada y perseguida hasta que su fortuna se convirtió en un vacío profundo y soledad. Todo esto está en movimiento, en el mundo en que vivimos hoy, en la dimensión de los máximos contrastes.

No puedo exponer aquí los detalles, el material no me pertenece, pero sí puedo afirmar que fui testigo de las profundas heridas que tenemos en los países de América Latina y también en las naciones del mundo: las marcas de los conflictos, la violencia, la desigualdad y la injusticia.

Las cosas que damos por seguras

La mayoría de nosotros nos olvidamos de esas realidades difíciles en el devenir cotidiano. Si vivimos en un contexto de relativa paz, con ciertas garantías y seguridad, con un trabajo y espacios de entretenimiento, damos por sentado que esa es la realidad generalizada y juzgamos desde ese lugar al mundo.

Pero esos espacios han sido ganados a través de años de historia en confrontaciones, luchas de colectivos, movimientos y grupos sociales que han trabajado arduamente para lograr la defensa universal de los derechos humanos, entre muchas otras cosas que hoy pensamos que están garantizadas.

Es importante recordar que no lo están, porque si lo comprendemos seremos más cuidadosos en nuestro comportamiento, más responsables socialmente y mejores ciudadanos.

Hacia la resiliencia

También seríamos menos individualistas y autosuficientes, al comprender la importancia vital que tienen nuestras relaciones y vínculos con otros, los espacios e instituciones que nos acogen (la escuela, los centros educativos en todos sus niveles, los gobiernos locales y nacionales, las organizaciones comunitarias), y finalmente las experiencias y aprendizajes que van desarrollando en nosotros competencias y habilidades.

La resiliencia es tanto individual como colectiva. En una persona se manifiesta como la capacidad para sobreponerse a largos períodos de dolor y adversidad; en una sociedad como la posibilidad de resistir y responder a situaciones de crisis, garantizando la seguridad de los ciudadanos, gracias a la fortaleza institucional.

Lo cierto es que vivimos en un mundo que requiere de nosotros más consciencia y más resiliencia. Las crisis, los conflictos, los desastres, todas son señales de la necesidad de transformación en todos los ámbitos de la vida humana. Desde lo más personal e íntimo, hasta los espacios colectivos y las nociones universales, se requiere de nuestra reflexión y acción inmediatas.

Y son precisamente esas voces impactadas por la fatalidad las que tienen el saber y la experiencia necesarias para enseñarnos sobre cómo hacernos más fuertes y resilientes; sus historias representan tanto una alerta ante la iniquidad y los atropellos, como un testimonio de valor y superación.

ESCUCHARNOS

De modo que es fundamental escucharnos, no solamente a los eruditos y los expertos, a los exitosos y famosos, sino también a los olvidados y relegados, especialmente a quienes están fuera del sistema, aquellos que han sido discriminados y apartados. Es posiblemente allí donde estén las claves para transformar al mundo en que vivimos en un lugar de mayor paz e integración.

Aprendizaje, Escena, Juego de Roles, Psicodrama

Psicodrama y Cambio


No hay comentarios

Hace pocos días tuve la oportunidad de facilitar sesiones de trabajo en las que integré técnicas del Psicodrama, en el abordaje de un conjunto de madres y de adolescentes que se plantean el desafío de pensar sobre su futuro.

Madres La CañadaLas madres se encuentran frente a la presión de ofrecer a sus muchachos guía y dirección para que se aseguren un mejor futuro del que ellas mismas han tenido; los adolescentes enfrentan la incertidumbre de no saber realmente qué quieren desarrollar en sus vidas, en una realidad que perciben como limitada en opciones para su crecimiento personal y profesional.

Así nos encontramos, para empezar, con muchos obstáculos que superar:

  • El pasado de esas mujeres determina su presente. Habiendo vivido múltiples carencias a lo largo de sus vidas, muchas de ellas no pudieron realizar estudios formales, algunas apenas saben leer o escribir, y sólo les quedan sus valores y el amor por sus hijos.
  • El entorno es limitado, no hay realmente muchas opciones por distintos motivos: gran distancia de las capitales del país por ubicación geográfica, escasos recursos económicos para sostener alternativas de estudio, en algunos casos mala base recibida en la educación básica y media.
  • Gran parte de los adolescentes deben encontrar formas de sustento lo más pronto posible, de modo que muchos de ellos van a salir a trabajar para poder subsistir y dejarán de lado cualquier posibilidad de estudio o desarrollo profesional.

El panorama, como vemos, es bastante desalentador. Visto en términos generales pareciera que difícilmente las cosas van a cambiar o a mejorar para estas familias, y que sus dudas con respecto a un mejor futuro están buen fundamentadas, sobre la base de unas limitaciones reales difíciles de superar.

Jóvenes La CañadaSin embargo, ya que estamos allí reunidos para abordar el tema del “futuro”, o deberíamos decir mejor del “porvenir”, quizás existan posibilidades que todavía no hemos valorado en su justa medida. Por otra parte la técnica del Psicodrama ofrece oportunidades para recrear la realidad, transformar nuestra percepción y reconducir nuestras acciones.

He aquí los caminos que nos ofrece esta perspectiva ante la situación planteada. De hecho, así pude conducir las sesiones de trabajo tanto con las madres, como con sus hijos adolescentes.

  1. Revisemos nuestra percepción del pasado. Hoy estamos en un lugar y en una posición que nos permite reflexionar sobre lo ocurrido en el ayer y plantearnos alternativas para el mañana, este es el instante en el cual todo se concentra y es posible realizar cambios en cualquier dirección. Busquemos entonces aquellos hechos que nos han traído hasta aquí, a través de un conjunto de circunstancias difíciles a las cuales hemos sobrevivido, retos que hemos superado. Empezamos así a entender que ese pasado no es total y únicamente de un color, sino que tiene matices, situaciones contraproducentes y otras propicias para nuestro desarrollo; personas que nos hicieron daño y otras que nos salvaron, cuidaron y alentaron. Hay mucha sabiduría en una vida recorrida de este modo. Los valores generados son los que permiten a las madres hacerse las preguntas que están hoy planteándoles a sus hijos.
  2. El psicodrama permite percibir y reinterpretar los eventos del pasado a través de la acción escénica. Traer presentes esas situaciones y sus protagonistas, es una oportunidad para cambiar la perspectiva, para completar conversaciones pendientes, cerrar sucesos que dejaron emociones abiertas, experimentar cómo hoy podemos reinterpretar los acontecimientos. Todo esto es vivido internamente como absolutamente real, de modo que se produce la vivencia de un viaje en el tiempo para equilibrar los hechos y actualizar la visión y las emociones, de modo que se produzca un impulso y no una limitación.
  3. Revisemos además nuestra percepción del presente. ¿Qué pasaría si improvisáramos escenas en torno a cualquier opción, no importa cuán descabellada parezca ser inicialmente? Entonces empiezan a surgir posibilidades, porque la creatividad hace su aparición con toda su fuerza y, como estamos jugando en la escena, no se producen bloqueos de opciones antes de experimentarlas. Entonces los adolescentes prueban ser profesionales, se sienten en distintos roles que ellos reconocen como “de éxito”, ensayan graduarse de la Universidad como licenciados o como Técnicos Universitarios, y a partir de esa vivencia comienzan a construir, probando en la acción, rutas alternativas para llegar a esa realidad. Algo dentro de ellos cambia el involucrarse activamente en el uso de su visión y su imaginación, aparece cierto orgullo de ser capaces de superar su circunstancia, identifican opciones que antes no veían: “los bomberos están ofreciendo una formación técnica que puedes hacer mientras trabajan”, “la Universidad tiene un pequeño núcleo cerca del pueblo”, “si saco el bachillerato por parasistemas me da tiempo de hacer algunos trabajos para ayudar en casa”. La acción psicodramática produce cambios que hace posible acciones concretas en lo que llamamos realidad.
  4. Todo se da en el ahora, en el presente mágico e ilimitado que permite comprender la fuerza de la acción, que la creatividad está en la experiencia concreta y que de esta manera podemos percibir las posibilidades reales que tenemos ante cualquier situación. El psicodrama abre la posibilidad de hacer más consciente las opciones que tenemos frente a una situación, tal y como lo planteó su creador Jacobo Levi Moreno (1889-1974): se trata de “ofrecer una respuesta diferente ante circunstancias que se repiten”. El núcleo de esta práctica es la creatividad, el acto creador como vía de transformación de la propia vida.

Esta experiencia a la que hago referencia fue desarrollada en dos poblaciones del estado Zulia, en el mes de febrero del año 2014. Pude constatar al facilitar estos procesos, que las técnicas escénicas, especialmente las propias del psicodrama, tienen un gran potencial y altísimo impacto real en las personas. Sostenidas, bien implementadas, pueden librar la capacidad creativa y la fuerza para la acción transformadora de la propia vida en cualquiera.

Es este el tipo de trabajo escénico que quiero seguir desarrollando, este es el sentido más profundo que posee incluso el teatro: el generar la posibilidad de cambio en los seres humanos.